#AvidaDosOutros

#AvidaDosOutros

#A_Vida_Dos_Outros

#La_Vida_De_Los_Otros

#Lisboa

Todo eran historias.

Cuentos de sueños no contados, promesas rotas.

Pequeñas piezas de una película que aún no ha encontrado su final. Fotogramas, en definitiva. Eran historias secretas, monólogos de una trascendencia que superaba la percepción habitual del tiempo, nada más alejado de la pura prosa.

Hablaban sus ojos, reían sus arrugas, cada inflexión de la piel, como el que guarda mecheros que no funcionan en un cajón con la esperanza de ver cómo un día vuelven a encender un cigarrillo.

Como quien esconde su memoria, la vida de los otros contaba las historias no contadas, silenciadas por el tedioso paso del tiempo, en forma de pequeños estallidos inesperados, miradas que gritan, miradas que lloran, posados a cambio de unos céntimos, instantes de una vida no contada.

Conversaciones a veces cortas, muchas veces largas, siempre previas al disparo. Todo eran historias.

Fotogramas, en definitiva, pequeñas perlas detenidas en el tiempo, retratos de quien no ha posado antes, porciones de las vidas no contadas.

Son sus historias, en el caminar a través del tiempo, contra el reloj que marca las reglas, contra la limitación de los 36 fotogramas en cada cartucho.

Historias, en definitiva, como digo no contadas, prosas que hablan desde lo más profundo de la mirada.

No pretendían decir nada, pero resultó que decían mucho más de lo esperado.

Gentes de bien, gentes de la calle, libreros, mendigos, artistas de la vida, barberos, burgueses y desheredados, tenderos que contaban el camino. Historias. Cuentos de personas, de vidas que dialogan. Todo lo que cuentan es, como bien dijo el músico callejero, La Vida de Los Otros.

Hablan sus ojos, ríen sus arrugas, cada inflexión de la piel es la interpretación de una batalla vivida y siempre, un resquicio de esperanza. Como el que guarda un mechero que no funciona con la ilusión de ver que un día prenda su llama. Como quien se esconde en su memoria, como el que cuenta historias no contadas. Historias silenciadas por el tedioso paso del tiempo, en forma de pequeños estallidos fugaces e inesperados.

Miradas que posan a cambio de unos céntimos, miradas que gritan en silencio, miradas que lloran, instantes de una vida no contada. Historias… Conversaciones a veces cortas, a veces largas, siempre previas al disparo. Pequeñas perlas detenidas en segundos, retratos de quien no posó antes, porciones de vidas no contadas.

Pequeñas piezas de una película inacabada en busca de algún final. Fotogramas, en definitiva.

Cuentos de personas, de vidas que dialogan y que todo lo que cuentan, como bien dijo el músico callejero, es vida, La Vida de los Otros.

Lisboa, Noviembre de 2016.


.

Año 2016

Técnica Fotografía Analógica.

Canon, Kodak Ektar ISO100, Wacom, Adobe LightRoom 

Medidas: 13×18 cm.  18×24 cm.  30×40 cm. 70×50 cm. con borde blanco.

Papel Hahnemühle Photo Rag® Ultra Smooth 305 gsm · 100% Cotton.

© David Delgado Ruiz.

Todos Los Derechos Reservados. All Rights Reserved.

\\\\\\\\**************************************////////

#A_Vida_Dos_Outros

#La_Vida_De_Los_Otros

#Lisboa

 © David Delgado Ruiz [ DDR ]

www.daviddelgadoruiz.es

David Delgado Ruiz [ DDR ]

info@daviddelgadoruiz.es